Victorias pírricas

Por supuesto que la política de austeridad auspiciada por Merkel y la derecha europea ha fracasado y fracasa cada día. Claro que es insostenible. Claro que es cruel y deleznable enriquecerse a base de créditos leoninos a costa de dejar a gente morir en la pobreza pudiendo asistirles, a costa de bajar los sueldos de manera que se trabaje a cambio de supervivencia.

Insistir en lo de siempre, el dinero no se evapora, está ahí, está en menos manos pero está. Las crisis de este tipo, como la financiera, buscan límites. Buscan fijar con qué sueldos míseros se puede vivir, de manera que los que acumulan puedan acumular más.

Pero es que la solución no pasa por disgregarse quienes pensamos que esto es así en posiciones opuestas en detalle, no pasa por insultarnos unos a otros o considerar que se vence aplastando al similar, aplaudiendo derrotas de alguien que está buscando lo mismo que tú. Eso es estúpido. Y no podemos permitirnos ser estúpidos.

Desde el comienzo de la crisis el PSOE​ ha luchado por los eurobonos, por sistemas mediante los que mancomunar la deuda, por soluciones keynesianas… en minoría, sin éxito en una Europa gobernada por la derecha.

Tener propuestas distintas dirigidas hacia lo mismo no debería separarnos. Debería hacernos conscientes de lo que nos une. Y si uno fracasa otro propone otra cosa, pero sin perder de vista la meta real, para no perderse en el camino.

Grecia es un país pequeño. Y la mayoría del partido que hoy gobierna es muy débil.

Se trata de que o somos muchos los que ponemos peso en la balanza para negociar lo lógico, para exigir lo único que es justo para todos, o no tenemos fuerza.

Y ya podemos felicitarnos por victorias pírricas, que seguirán sirviendo para nada.

Un pensamiento en “Victorias pírricas

  1. noe_adm Autor

    Cuando se presta se asumen riesgos para ganar dinero, Prestar es un negocio. Y si los que prestaron no analizaron los riesgos correctamente, tienen que asumir parte de las pérdidas.

    Igual que en los créditos personales hay un mínimo inembargable, así ha de ser en el caso de Estados. Ha de haber un mínimo que no se pueda traspasar, y eso independientemente de clausulas abusivas, incluso contenidas en la Constitución (…).

    Y si Europa actuaba como avalista teórico, lo que tiene que hacer no es reaccionar ahora, cuando se produce el impago, aumentando los intereses y las obligaciones de manera imposible, sino que debió actuar cuando se otorgaron los fondos, vigilando que se dedicaran a aquello a lo que iban, y que no valgan excusas sobre soberanía, si te prestan, si pides, tienes que estar a este tipo de intromisiones. Y si no, no pides, y juegas con lo que tú mismo produces.

    Para conseguir ese sistema justo, y que los préstamos no se conviertan en estafas, tenemos que negociar con fuerza con los neoliberales, que no contemplan todo esto, que no les importa ahogar si es necesario. Y la fuerza de los pobres se consigue siendo muchos, no despreciando a unos por ser demasiado de izquierdas y a otros por considerarles demasiado poco.

    Inteligencia, por favor, inteligencia.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *